Prevención d Riesgos Laborales (1ª parte)

30 de noviembre, 2008

En la peluquería, como en todas las profesiones, hay una serie de riesgos que vamos a tratar de explicar y prevenir en tres artículos diferentes.

La carga estática postural, también denominada fatiga postural, es el conjunto de requerimientos físicos a los que se ve sometido el trabajador a lo largo de su jornada de trabajo, cuando tiene que adoptar una determinada postura, realizar un esfuerzo muscular en una posición inadecuada y/o mantenerlo durante un largo periodo de tiempo. En peluquería y estética, la fatiga física o postural se debe sobre todo a:

  • Realizar movimientos repetitivos, sobre todo en las tareas de corte y lavado del cabello, así como en los procesos de rizado y teñido permanente, maquillaje y masajes faciales.
  • Mantener una postura de pie durante la mayor parte de la jornada laboral.
  • Adoptar posturas forzadas o inclinadas, como son la elevación de los brazos por encima de los hombros y torsiones dorsales continuas, lo que sobrecarga los músculos, los tendones y las articulaciones de manera asimétrica.

La carga física afecta todos los trabajadores de peluquería y estética, sobre todo a los que presentan factores de riesgo personales como ser fumador, padecer obesidad, llevar una vida sedentaria sin hacer ejercicio físico o estar genéticamente predispuesto.

Lesiones que produce

Los trastornos musculoesqueléticos serán de diversa índole, entre lo más habituales tenemos los siguientes:

  1. Dolor y fatiga en las muñecas, brazos, hombros, cuello y piernas
  2. Varices, tumefacción (hinchazón) y callosidades
  3. Tendinitis, tenosinovitis, bursitis, pinzamientos de nervios, roturas de discos intervertebrales
  4. Lumbalgia

Medidas preventivas

  • El asiento de los clientes será graduable en altura, de forma que el plano de trabajo se ajuste a la estatura del trabajador para que éste realice la tarea cómodamente.
  • El equipo de lavado de cabeza será adaptable.
  • Los materiales y útiles de uso frecuentes deben estar accesibles, preferentemente en carros auxiliares a la altura de la mano de cada profesional.
  • Las herramientas y útiles de trabajo deben tener los mangos flexibles, redondeados y adaptables a cada mano.
  • Programar de las tareas que permita alternancia y variación, así como las pausas y descansos durante el trabajo.
  • Realizar con asiduidad ejercicios de estiramiento y/o de relajación muscular.
  • Vigilancia periódica de la salud.
  • Pon en práctica medidas de ergonomía, evitando posturas forzadas, como agacharse doblando la espalda o realizar movimientos laterales que pueden llegar a dañar la columna vertebral.
  • Los peluqueros, ayudantes y demás trabajadores dispondrán de banquetas graduables que posibiliten los cambios de postura, de forma que puedan sentarse y no permanecer continuamente de pie.
  • Utiliza siempre calzado adecuado: de tacón bajo (a poder ser de no más de 5 centímetros), medias de compresión elásticas y ropa de trabajo no demasiado ajustada o que oprima.

Fuente: www.cosmobelleza.com